La próstata crecida o hiperplasia prostática benigna es una enfermedad característica por el agrandamiento de la próstata, es una condición común frecuente a medida que los hombres envejecen, mayormente entre los hombres de más de 45 años. Aunque el grado de agrandamiento de la próstata varía según la persona, esta enfermedad puede provocar síntomas urinarios molestos, como el bloqueo del flujo de orina de la vejiga, también puede provocar problemas de vejiga, vías urinarias o riñón. No es un cáncer y no aumenta el riesgo de cáncer de próstata.

La próstata es una glándula pequeña, casi del tamaño y forma de una nuez, es parte del sistema reproductor del hombre. Está ubicada abajo en la pelvis, debajo de la vejiga y casi enfrente del recto y ayuda a producir el semen que transporta los espermatozoides desde los testículos hasta el pene. La próstata rodea parte de la uretra, un tubo que conduce la orina fuera de la vejiga y por el pene. A medida que un hombre envejece, la próstata se puede agrandar desembocando a la hiperplasia prostática benigna.

 

Causas de la próstata crecida hiperplasia prostática benigna

No se tiene un estudio en el que se especifique la causa exacta de la próstata crecida o hiperplasia prostática benigna, sin embargo, los factores ligados al envejecimiento y a los cambios en las células de los testículos pueden intervenir en el crecimiento de la glándula, al igual que los niveles de testosterona. Los hombres a quienes se les extirpan los testículos a edad temprana, como resultado de un cáncer testicular, no presentan próstata crecida hiperplasia prostática benigna.

Si los testículos se llegaran a retirar después de que el hombre presente próstata crecida hiperplasia prostática benigna, la próstata podría comenzar a disminuir de tamaño. Sin embargo, este no es un tratamiento estándar para el agrandamiento de la próstata.

Lo que se debe saber acerca de la próstata crecida o hiperplasia prostática benigna es que la probabilidad de presentar agrandamiento de la próstata aumenta con la edad, esta enfermedad es tan común que se ha dicho que todos los hombres tendrán agrandamiento de próstata pueden continuar con una vida normal, sana y larga. Un pequeño grado de agrandamiento de la próstata está presente en muchos hombres mayores de 40 años, más del 90% de los hombres mayores de 80 años tiene esta afección. No se han identificado factores de riesgo, además los testículos funcionan normalmente.

 

Síntomas de la próstata crecida hiperplasia prostática benigna

La gravedad de los síntomas en los hombres con próstata crecida hiperplasia prostática benigna varía, y tienden a empeorar gradualmente con el tiempo. Algunos síntomas frecuentes de la próstata crecida o hiperplasia prostática benigna son los siguientes:

  • Infección de las vías urinarias.
  • Imposibilidad de orinar.
  • Sangre en la orina.
    Necesidad de orinar frecuentemente o con urgencia.
  • Aumento de la frecuencia de la orina por la noche: nicturia.
  • Dificultad para comenzar a orinar.
  • Flujo de orina débil o que se detiene y vuelve a comenzar.
  • Goteo después de orinar.
  • Imposibilidad de vaciar la vejiga por completo.
  • Daños a la vejiga y a los riñones en casos severos.

¿Padeces alguno de estos síntomas? Grupo Médico Náfate De La Cruz es un equipo médico caracterizado por ejercer medicina de la más alta calidad a través de especialistas en procedimientos de mínima invasión con equipos de alta tecnología.

 

Tratamiento de la próstata crecida hiperplasia prostática benigna

Existen diferentes opciones y procedimientos mínimamente invasivos, sin embargo, la remodelación prostática es una excelente opción, ya que no toca la uretra, no existe riesgo de incontinencia urinaria, la función sexual y la eyaculación se mantienen conservadas, no existe eyaculación hacia la vejiga urinaria, normaliza el tamaño de la próstata, no es dolorosa a su aplicación, es ambulatorio, no requiere hospitalización, se puede realizar con anestesia local.

La Remodelación Prostática es un procedimiento de mínima invasión en el cual a través de unos dispositivos delgados se deposita frío intenso en el interior de la glándula prostática, esto ocasiona que la glándula pierda volumen y alcance su tamaño normal y por lo consiguiente se normalice la forma de orinar.