Las varices o venas varicosas son una dilatación venosa, principalmente de las venas superficiales, que pueden valorarse a simple vista en muchas ocasiones. Éstas condicionan el flujo sanguíneo de avance y regreso, congestionando las extremidades inferiores y generando edema y dolor. A menudo, estas úlceras son de color rojo o azul. Por lo general aparecen en las piernas, pero se pueden presentar en otras partes del cuerpo, se pueden encontrar venas dilatadas en el esófago, en la región anal como son las hemorroides, en los testículos como el varicocele.

Las venas tienen válvulas que ayudan a mantener la sangre fluyendo en una sola dirección hacia su corazón, si las válvulas están débiles o dañadas, la sangre puede detenerse y acumularse en las venas. Esto hace que las venas se hinchen, lo que puede conducir a venas varicosas. Las venas afectadas con mayor frecuencia son las de las piernas, eso se debe a que estar de pie y caminar con una postura erguida aumenta la presión en las venas de la parte inferior del cuerpo.

En ocasiones se hace referencia a las venas o venas varicosas como las arañitas, una variación leve frecuente de las venas varicosas, son simplemente un problema estético, sin embargo, para otras personas, las venas varicosas pueden causar dolor y malestar. A veces, las venas varicosas causan problemas más graves y el riesgo es mayor si se tiene obesidad, no se hace ejercicio o se tiene antecedentes familiares de venas varicosas. También pueden ser más comunes durante el embarazo.

Las arañitas son similares a las venas varicosas, pero son más pequeñas. Las arañitas se encuentran más cerca de la superficie de la piel y, a menudo, son rojas o azules. Estas arañitas se producen en las piernas, pero, así como las varices o venas varicosas, también pueden encontrarse en la cara. Este padecimiento varía en tamaño y, a menudo, parece una telaraña por eso la comparación.

 

Causas de las varices o venas varicosas

Las varices o venas varicosas se producen cuando las venas no llevan correctamente la sangre al corazón, lo cual hace que se acumule en ellas promoviendo la dilatación y se vuelven tortuosas. Cuando las arterias y capilares envían la sangre rica en oxígeno del corazón a todo el cuerpo, ésta debe pasar por las válvulas venosas y volver al corazón.

A veces, las válvulas que deben dejar pasar la sangre y cerrarse a continuación para impedir que vuelva, Si estas válvulas son débiles o están dañadas, la sangre puede retroceder y acumularse en la vena, lo que provoca que las venas se estiren o tuerzan, que se debiliten y pierden la elasticidad.

 

Síntomas de las varices o venas varicosas

Las varices o venas varicosas pueden no causar ningún dolor, sin embargo, el principal síntoma indicador de varices es la constancia de la variz visible en la pierna, entre otros síntomas, como los siguientes:

  • Hinchazón en los tobillos y los pies.
  • Pesadez y dolor en las piernas.
  • Picor en las piernas, sobre todo en la zona de los tobillos.
  • Calambres y punzadas en las piernas.
  • Venas que son de color púrpura o azul oscuro.
  • Venas que aparecen retorcidas y sobresalen; a menudo, son como cordones en las piernas.
  • Picazón alrededor de una o de más venas.
  • Decoloración de la piel alrededor de una vena varicosa.
  • Ardor, pulsación, calambres musculares e hinchazón en las extremidades inferiores.
  • Empeoramiento del dolor después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo.

¿Tienes alguno de estos síntomas? Grupo Médico Náfate De La Cruz es un equipo médico caracterizado por ejercer medicina de la más alta calidad a través de especialistas en procedimientos de mínima invasión con equipos de alta tecnología.

 

Tratamiento de las varices o venas varicosas

La ablación endovascular con láser o radiofrecuencia puede considerarse de las mejores opciones de tratamiento, ya que pueden dar solución al problema y evitar la aparición de úlceras varicosas. La ablación endovascular con láser o radiofrecuencia en varices es un procedimiento de mínima invasión que se realiza con guía del ultrasonido y apoyo de radioscopia en algunos casos para guiar la fibra de láser o radiofrecuencia y la consiguiente liberación de energía en el interior de las venas varicosas para ocluirlas, el procedimiento se realiza con anestesia local y es ambulatorio, no necesita hospitalización.