Las infecciones cervicovaginales son enfermedades que se producen cuando el equilibrio natural de la vagina se altera, dando lugar a la proliferación de hongos, bacterias y parásitos. Los más frecuentes son gonorrea, candidiasis, clamidia y tricomoniasis. Se debe saber que el diagnóstico correcto permite el tratamiento oportunamente adecuado para evitar el progreso de esta enfermedad.

Las infecciones cervicovaginales se manifiestan por leucorrea e inflamación y su principal vía de contagio es por transmisión sexual. Es por este motivo que su importancia clínica tiene que ver con la implicación de orden social: el riesgo de contagio al compañero sexual y, en el caso de la embarazada, riesgos para el feto y el recién nacido.

 

Causas de las infecciones cervicovaginales

Las infecciones cervicovaginales pueden producirse por bacterias, levaduras y otros microorganismos, y existen ciertos factores hacen más probable una infección:

  • Poca higiene: la falta de limpieza de la zona genital aumenta el número de bacterias y las probabilidades de infecciones bacterianas.
  • Aumento del pH, disminución de la acidez vaginal: cuando disminuye la acidez de la vagina desciende el número de bacterias protectoras (lactobacilo) que suelen vivir en ella y aumenta el número de bacterias que pueden causar una infección, dando lugar en algunos casos a una vaginosis bacteriana.
  • Usar ropa interior ajustada y no absorbente: este tipo de ropa puede atrapar la humedad, lo que favorece el crecimiento de bacterias y levaduras.
  • Lesión en los tejidos: si existen lesiones en los tejidos de la pelvis, las defensas naturales del organismo se debilitan.
  • Irritación vaginal: la irritación de los tejidos vaginales puede dar lugar a grietas o heridas que permiten el acceso de bacterias y levaduras al torrente sanguíneo.

 

Agentes biológicos responsables de las infecciones cervicovaginales

  • Hongos: Candida albicans
  • Protozoarios: Trichomonas
  • Bacterias:
  • Neisseria gonorrhoeae
  • Gardnerella vaginalis
  • Otros (enterobacterias, Chlamydia)
  • Virus: Virus del herpes simple (herpes virus)
  • Flujo asociado a cuerpos extraños
  • Vaginitis de contacto

 

Síntomas de las infecciones cervicovaginales

En general, las infecciones cervicovaginales provocan síntomas como picazón intensa en la región íntima, enrojecimiento, flujo blanquecino y olor fétido. Entre los demás síntomas, motivos de consulta, se encuentra el prurito vulvo vaginal intenso, existe eritema vulvar y excoriaciones por rascado. A la especuloscopia el flujo es de color blanco, grumosos, sin olor, en «copos» o natas adheridas a la mucosa del cuello y la vagina, que dejan pequeñas superficies sangrantes al ser desprendidas y se asocia con eritema vaginal, por lo que el pH se encuentra entre 5 y 7.

 

Tratamiento para las infecciones cervicovaginales

La colposcopía y estudios de laboratorio se complementan para establecer el diagnóstico correcto, así como la exploración ultrasonográfica que permite identificar complicaciones secundarias. Una secreción vaginal puede tener su causa en un trastorno que afecta a otros órganos reproductores, más que a la vagina, por eso es importante realizarse estudios consecutivos para detectar a tiempo cualquier enfermedad.

Grupo Médico Náfate De La Cruz es un equipo médico caracterizado por ejercer medicina de la más alta calidad a través de especialistas en procedimientos de mínima invasión con equipos de alta tecnología. Con estos tratamientos los pacientes obtienen una pronta recuperación, la cual es aplicable para los diferentes niveles de edad, incluyendo edades extremas de la vida. Descubre por que en el Consultorio Náfate de la Cruz somos la mejor opción para el tratamiento de enfermedades con procedimientos de mínima invasión.