El cáncer de mama o cáncer de seno se caracteriza por desarrollarse en las células de la mama, las cuales comienzan a crecer descontroladamente hasta llegar a consecuencias graves.  Las células cancerosas del seno forman un tumor que suele observarse por medio de una radiografía y en casos específicos por procedimientos más casuales, se logra palpar como una masa o un bulto. Si bien el cáncer de mama puede presentarse de igual manera en los hombres, es más común en las mujeres, considerando el cáncer de mama como el tipo más común en mujeres.

Sin embargo, es importante recordar que la mayoría de los bultos que se perciban en el seno no son considerados malignos, hay casos en que estas masas son benignas y no se debe dar por sentado cualquier diagnóstico negativo hasta antes de realizarse los estudios necesarios. Los tumores benignos en los senos son en su mayoría crecimientos anormales y que no resultan ser peligrosos o perjudiciales en la rutina diaria.

Debido a que cualquier enfermedad debe ser valorada adecuadamente, en el cáncer de mama cualquier bulto o cambio en el seno debe ser examinado por un médico especialista para dar con exactitud a un diagnóstico oportuno, y en su caso el tumor puede resultar benigno o maligno: cáncer, y en dado caso, si pudiera afectar al punto de padecer cáncer.

 

Tipos de cáncer de mama

El cáncer de mama puede comenzar en distintas partes del seno, ya que consta de tres partes principales, que son: lobulillos, conductos y tejido conectivo.

  • Los lobulillos son las glándulas que producen leche.
  • Los conductos son los tubos que transportan la leche al pezón.
  • l tejido conectivo (formado por tejido fibroso y adiposo) rodea y sostiene todas las partes de la mama. La mayoría de los cánceres de mama comienzan en los conductos o en los lobulillos.

El cáncer de mama puede diseminarse fuera de la mama a través de los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos y es cuando el cáncer de mama se dispersa a otras partes del cuerpo, y es en ese punto cuando se dice que ha hecho metástasis. Mayormente el cáncer de mama comienza en los conductos que llevan la leche hacia el pezón y es diagnosticado como cáncer ductal.

Por su parte existen cánceres que se originan en las glándulas que producen leche, llamados cánceres lobulillares. Hay otros tipos de cáncer de seno que son menos comunes como el tumor filoide y el angiosarcoma. Aun así, un pequeño número de cáncer de mama comienza en otros tejidos del seno y se le llama sarcomas y linfomas.

Si bien los médicos han diagnosticado los dos tipos más comunes de cáncer de mama, los cuales son:

  • Carcinoma ductal infiltrante: como se mencionó anteriormente es cuando las células cancerosas se multiplican fuera de los conductos e invaden otras partes del tejido mamario. Estas células cancerosas invasoras también pueden diseminarse, o formar metástasis, en otras partes del cuerpo.
  • Carcinoma lobulillar infiltrante: las células cancerosas se diseminan de los lobulillos a los tejidos mamarios cercanos. En ocasiones estas células cancerosas invasoras también pueden diseminarse a otras partes del cuerpo.

 

Síntomas del cáncer de mama

Suele presentarse que en la mayoría de las mujeres que padecen cáncer de mama no exteriorizan cambios físicos o signos, ni síntomas en el diagnóstico inicial de cáncer de mama, por eso importante visitar al médico especialista para rutinas diarias a fin de realizarse un diagnostico oportuno.

Cuando llega a presentarse síntomas, pueden ser los siguientes:

  • El síntoma principal es la examinación personal del área de los senos. Se palpa como un bulto o un engrosamiento de la mama o debajo del brazo que se siente diferente del tejido que la rodea. Es necesario palpar la misma zona de la otra mama para asegurarse de que el cambio no sea parte del tejido mamario sano de esa área.
  • Cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Cambios en la piel que se encuentra sobre la mama, como formación de hoyuelos.
  • Secreción del pezón que se produce de forma repentina, contiene sangre o se produce solo en una mama.
  • Cambios físicos, como pezón invertido hacia dentro o una llaga en la zona del pezón.
  • Irritación de la piel o cambios en esta, como rugosidades, escamosidad o pliegues nuevos.
  • Mamas tibias, enrojecidas e hinchadas, con o sin erupción cutánea con rugosidad que se asemeja a la piel de una naranja.
  • Aunque el dolor en el seno generalmente no es un síntoma de cáncer de mama, se debe comunicar al médico.
  • Descamación, desprendimiento de la piel, formación de costras y pelado del área pigmentada de la piel que rodea el pezón (areola) o la piel de la mama.

 

Tratamiento del cáncer de mama

Los síntomas iniciales del cáncer de mama están relacionados con alteraciones en la mama, principalmente el surgimiento de una pequeña bolita indolora. Su detección temprana es la mejor opción para tratarlo, por lo que siempre se recomienda realizar las revisiones periódicas, y de ser necesaria, la biopsia exéresis con aspiración de vacío y clivaje de marcado sin cirugía abierta.

Contáctanos, Consultorio Médico Náfate De la Cruz, para poder ofrecerte un tratamiento adecuado a tu padecimiento, somos la mejor opción para el tratamiento de enfermedades con procedimientos de mínima invasión